domingo, 5 de febrero de 2012

La Tuna

.

Yo te daré el cascabel,
Te lo prometo mocita,
Si tu me das esa miel,
Que llevas en la boquita.
(Clavelitos - Tuna)

Para buscar los orígenes de La Tuna tendríamos que remontarnos a los del propio movimiento Universitario, al que se vinculó siempre en estrecha relación de parentesco directo. Al contrario de lo que muchos piensan, la primera Universidad española no fue la de Salamanca, tampoco la de Alcalá de Henares, sino el "Studium Generale" que en el año 1212 Alfonso VIII fundaría en la ciudad de Palencia.

A estos Estudios Generales Palentinos y a cuantos se fueron creando después en otras ciudades, acudieron jóvenes de asentada posición social las más de las veces, aunque también otros sin más recursos que los constituidos por sus talentos (musical, artístico, etc...), cuando no de su simpatía, o incluso su picardía, para recorrer las calles de la ciudad y conseguir unas pocas monedas con las que costear sus estudios, o un tan simple como agradecido plato de sopa (de sopa boba) con el que calentar sus estómagos... 

Por este motivo siempre iban y van provistos de una cuchara y un tenedor de madera, utensilios que hoy, junto a tantas otras cosas simbolizan a nuestra Tuna, y por el que a éstos muchachos se les empezó conociendo con el desafortunado nombre de SOPISTAS.

La actual denominación -tunos- podría derivar del despectivo apelativo de "tunantes", por ser muy dados al alboroto nocheriego ya que, con la puesta de sol, era frecuente que saliesen a rondar las ventanas y balcones, con sus bandurrias, laúdes y panderetas, para enamorar a las jóvenes que pretendían.



Uno de los aspectos más representativos y tradicionales de estas instituciones estudiantiles fue siempre el de su indumentaria. La vestimenta de los tunos, con su característico color negro y su llamativo aspecto, ha permanecido prácticamente invariable a través de los siglos: el pájaro, grillo o cuervo, que con todos estos nombres se conoce en la actualidad al traje de tuno, se compone de jubón (chaqueta ceñida), beca, camisa, calzas, bombachos o greguescos sobre estas, y calzado (zapatos o botas).

La beca es la banda de color que se coloca sobre el pecho y los hombros, en forma de V y por encima del jubón. Antigüamente indicaba que su portador estaba becado por la Universidad. Los colores de la beca y el escudo que en ella figura bordado identifican la Universidad, la Escuela o Facultad a la que pertenece el tuno: El amarillo representa a los tunos de Medicina, el rojo a los de Derecho, etc... La beca es entregada al tuno por sus compañeros cuando estos consideran que ha alcanzado el grado suficiente de veteranía y puede representar dignamente a su Tuna, y por lo tanto a su Universidad... El acto en el que se entrega la beca, tras un simpático examen, es conocido como "bautizo"...
Otra prenda importante en la indumentaria del tuno es la capa. Además de fiel protectora en las noches de frío, representa dos de sus condiciones fundamentales: la de viajero infatigable y la de galán. Sobre la capa el tuno exhibe los escudos de las ciudades por las que ha pasado con sus correrías. La capa porta también cintas multicolores con dedicatorias cariñosas, bordadas por mujeres que muestran al tuno su afecto o amor.


Cuando la Tuna te dé Serenata
No te enamores compostelana
Que cada cinta que adorna su capa
es un trocito de corazón...
(Pasa La Tuna en Santiago)



4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy interesante!!! Tenía entendido que la primera universidad de España fue la de Oñate....pero supongo que estaré equivocada! Gracias por tu información!!

J.A.S. dijo...

Segun mis datos la primera fue Palencia:
http://es.wikipedia.org/wiki/Universidad_de_Palencia_%28hist%C3%B3rica%29

Anónimo dijo...

No dudo que estas bien documentado! Gracias JAS por tu aportación diaria a que siga aprendiendo cada dia más!! Es un placer leerte!

Anónimo dijo...

Un relato muy ineresante sobre la legendaria historia de la tuna ,todos los detalles descritos en este forelatos , me han hecho descubrir un aspecto desconocido y seguro ,de muchos de sus lectores, gracias es con impaciencia que espero poder leer el próximo.