sábado, 16 de septiembre de 2017

Los toros del pueblo



En Jarandilla de La Vera, en mi pueblo, cada año y por septiembre, con ocasión de las fiestas del Santísimo Cristo de la Caridad, se monta una plaza de madera y cuerdas, como seguramente debieron ser antaño los cosos, para soltar toros o vaquillas y organizar en torno a ellos unos festejos que se han dado en llamar "Toros al estilo de La Vera"...

No es que yo sea partidario de este tipo de festividades, que no lo soy: aunque no escribo este post desde el ánimo crítico de la controversia de los festejos taurinos, tema para el que sin duda existirán otros foros y más apopiados.

Escribo estas líneas por encontrar, en mi predisposición a la ya mencionada antipatía que siento, y desde el respeto a cualquier otro planteamiento, un par de matices de simpatía sobre el que -este año- conseguí nuevas imágenes:

El primero se refiere a la tendencia que algunos de mis paisanos tienen de atar o encadenar sus sillas a la empalizada, en un intento de "coger" o reservar su sitio... 


Es este, por cierto, un tema sobre el que ya escribimos en años anteriores. (Acceder)


El segundo tema me afecta profesionalmente: es la puerta por la que se supone ha de acceder el médico, a la plaza, en el supuesto caso en que el toro lesionase a algún participante; una puerta que, lo confieso y ocurre cada vez que la recuerdo, me produce una cierta y no es poca inquietud...


Sobre este tema, por cierto, también hemos escrito algo en su día. (Acceder)


Para ese valiente colega mío no parece ser válida la frase que este joven luce en la parte trasera de su camiseta ("Sal de la plaza que el toro te caza")...



Genio y Figura



Me gusta la fotografía social, la que delata poniendo de manifiesto los desequilibrios y la tanta injusticia que nos rodea...

En algún caso, como el que hoy nos ocupa, ésta se rodea de un humor ciertamente agridulce...



viernes, 15 de septiembre de 2017

Proteger colgando



Que duda cabe de que es esta una de las mejores formas de proteger las pertenencias en una obra: valiéndose de la grúa y colgándolas a no pocos metros del suelo, como ocurre con esta hormigonera...

Ya en su día vimos otra medida no menos llamativa de seguridad, que os recuerdo aquí.



jueves, 14 de septiembre de 2017

Maquillando edificios



Ya es vieja la iniciativa de cubrir las fachadas de aquellos edificios que se encuentran en obras, aunque mejoró reciente y significativamente desde la perspectiva de intentar disfrazarlos de sí mismos, en un intento de conservar la estética de una panorámica habitual.

Esto es lo que podemos ver en la fotografía superior, en la que luce como vestida la fachada de la Iglesia de San José, en el número 43 de la calle de Alcalá, cerca del lugar en el que se encuentra con la Gran Vía.


Algo parecido y en estas mismas fechas viene ocurriendo con la Sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid, en la céntrica Puerta del Sol... Hasta el mismo cielo que rodea a las campanas del reloj de las "doce uvas" es ahora postizo...


Al lado y por supuesto, coexisten otros revestimientos cuyos espacios se destinan a la publicidad, como el de ésta otra fachada, enfrente y también en la Puerta del Sol.



martes, 12 de septiembre de 2017

Amanece, que no es poco



Hay cielos, como aquél con el que me topé de bruces esta mañana, que te recuerdan el milagro que supone despertarse cada día... 

Cielos que te encogen, con los que te sientes realmente pequeño ante la inmensidad del Cosmos...

Cielos que te hacen exclamar recordando aquel "Amanece... que no es poco!"

Cielos que son Santos, cielos que van incluso más allá del séptimo...


lunes, 11 de septiembre de 2017

Brexit



Hice esta foto coincidiendo con los momentos en los que se cuestionaba la continuidad de los británicos en la UE, poco antes del Referéndum que después nos llevaría al Brexit... 

Me pareció curiosa, por coincidente, la imagen de esta joven en un andén, a punto de tomar el tren de cercanías, para alejarse con su tatuaje...



sábado, 9 de septiembre de 2017

jueves, 7 de septiembre de 2017

El gato que está...



Los reyes portugueses los adoptaron de los antiguos Al-zuleique árabes, llenando desde entonces, junto a los adoquines de sus empedrados, con su contenido y desde su personalidad, los paseos y visitas que realicemos por la vecina Portugal... 

Desde el siglo XVIII el azulejo invadió iglesias y conventos, palacios y casas, jardines, fuentes y escalinatas... Unas veces desde los motivos geométricos, otras contando historias de la vida de los santos o abordando temas tan profanos como las fábulas de La Fontaine o de la vida misma; a veces con textos como si de un antepasado del cómic se tratara... No desmereciendo el Nacional de Lisboa,  Portugal es un auténtico museo vivo del azulejo...

Enumerar los lugares más admirables y destacados resultaría harto complicado: las estaciones del Metro de Lisboa; de tren, como la de San Benito, en Oporto; los palacios modernistas de Aveiro...

Otras veces, las más como la de la foto que encabeza a estos comentarios: tropezamos con la belleza de esta técnica asomada a una ventana llena de cotidianidad...


lunes, 4 de septiembre de 2017

Viriato el verato



El origen de Viriato, caudillo que lideró las revueltas contra las huestes romanas, es ciertamente controvertido, no siendo pocos los lugares que se atribuyen el mérito de haber sido cunas  del guerrillero.

Con permiso de la capital zamorana, uno de estos sitios es el Guijo de Santa Bárbara, un pueblecito de La Vera (en Cáceres), comarca que se enclava en las postrimerías de Gredos, más concretamente en las estribaciones donde la Sierra adopta el precioso nombre de Tormantos.

Es este uno de esos hechos con los que la historia adopta tintes novelescos, por basarse más en las leyendas de la tradición oral que en hechos contrastados, porque tal y como reza un cartel que podemos leer en el pueblo:


VIRIATO
CAUDILLO VERATO

La tradición cuenta que Viriato fue natural de Guijo de Sta Barbara. Y no es esta una invención reciente, sino que es una historia arraigada en el imaginario popular desde hace siglos y ya en tiempos del emperador Carlos V se tenía por cosa cierta. Así lo confirman estas palabras dedicadas por el soberano a los guijeños:

"Sed tan valientes soldados como vuestro paisano Viriato"

Un siglo más tarde, en 1645, el escritor Gabriel Azedo de la Berrueza y Porras recoge estas palabras en su obra Amenidades florestas y recreos de la provincia de La Vera Alta y Baja, en la Extremadura, Cáceres:

"No reparando pues en esta división de la antigua Lusitania han querido algunos decir que nuestro capitan Viriato era de la Lusitania que hoy llamamos Portugal; lo cual es engaño manifiesto porque es muy válida tradición, verdadera y cierta, que el valeroso y esforzado capitán Viriato, de quien vamos tratando y de quien las historias cuentan tantos prodigios y hazañas, fue de la Lusitania antigua, comprendida en La Vetonia y natural de Guijo, lugar pequeño que está encima de la villa de Jarandilla, en la provincia de la Vera."

También durante sus luchas contra Roma pasó Viriato, según se cuenta, por estas tierras, para refugiarse en la sierra. Algunos se aventuran a decir que fue el poblado El Campanario, junto a la garganta del mismo nombre, el lugar que le ofreció cobijo. 

La creencia popular señala una casa del pueblo del Guijo de Santa Bárbara como lugar de nacimiento de Viriato e incluso los guijeños le han dedicado a este insigne personaje una calle en su localidad.


Una buena parte de esta tan preciosa como fantasiosa elucubración se basa en el parecido fonético que existiría entre Viriato y Verato, aunque en un intento de establecer unos límites más precisos a la tradición, y con la venia de nuestros amigos los guijeños, habríamos de afirmar que el caudillo lusitano era jarandillano, habida cuenta de que Guijo se independizó de Jarandilla de la Vera, pasando a tener ayuntamiento propio, en el año 1816...