martes, 23 de agosto de 2016

Decorado vegetal



Aún siendo el Losar de la Vera lo más parecido a mi segundo pueblo, por las muchas y agradables horas que pasé allí, en compañía de mis amigos; he de admitir que no es lugar que parta con la ventaja de revestirse de un gran interés por sus monumentos o por su historia, aunque no le falten encantos naturales entre sus parajes serranos y las preciosas gargantas que posee.


No obstante, de unos años a esta parte, sus calles se han venido adornando de atractivo para los que pasaron a ser sus no pocos visitantes, un interés que debemos a las esculturas vegetales que las adornan.

Cuentan que todo surgió de las manos de un lugareño, quien aprendió la técnica en el extranjero durante su emigración... y que, tras enseñar el oficio a su aprendiz, se arrancó la vida desde el insoportable duelo en que le sumió la muerte de su esposa...

En las fotografías (pulsar aquí), podemos ver algunos ejemplos de estas estatuas vegetales, aunque hay muchísimos más, por cuanto juzgo como más conveniente el que se acerquen Uds. a descubrirlas.