martes, 13 de noviembre de 2018

Bérgamo



No debería plantearse un viaje a Milán sin aprovecharlo para conocer también la cercana localidad de Bérgamo, no ya solo por el enorme interés que despierta esta preciosa ciudad, también y sobre todo por la facilidad que supone el que nuestro aeropuerto se encuentre en su término municipal...

La Cittá Alta de Bérgamo es una ciudad medieval de calles estrechas y altas torres, del estilo de lo que en su día decíamos de San Gimignano, la villa toscana a la que se llegó a conocer como "la Manhatan Medieval". 

Paseando por sus calles se percibe que en la Edad Media Bérgamo llegase a tener gran importancia: por sus murallas, sus puertas de acceso, por sus edificios eclesiásticos (la catedral de San Alejandro ó la Basílica de Sta. María Maggiore que en belleza le va a la zaga) o por su Universidad.

 

Atraviese la vía Gombito, su calle principal repleta de gelaterías y otras tiendas en las que adquirir muchas delicias...

Una de las curiosidades que más sedujeron mi atención fue la meridiana que se encuentra en el suelo de la Piazza Vecchia. En realidad se trata de un calendario celeste construido en el siglo XVIII, aunque también sirve a modo de reloj solar, de destacable precisión...

Por citar otra no menos llamativa: acérquese hasta el mirador del Castillo de San Vigilio, desde la plataforma del funicular, para conseguir una maravillosa panorámica de todo el municipio (como la de la foto de inicio del post).

Por todas estas cosas y por muchas otras más se comprende que Bérgamo ostente el merecidísimo título de Ciudad Patrimonio de la Humanidad...




EXTRAS DEL POST
Ver más fotos
Ver vídeo del reloj solar