lunes, 27 de febrero de 2017

El Llagarón de Avilés



Un homenaje a la que con toda probabilidad fue la tasca que más me impresionó, de cuantas he conocido a lo largo de mi ya no tan corta vida... Desde aquí quiero agradecerle a Marta el habérmela dado a conocer en su día...

Se trata del Llagarón, y puesto que es no es infrecuente encontrarse establecimientos de hostelería con tal denominación, he de añadir que éste, éste del que hablamos, se encontraba en el casco antiguo de Avilés, en el Principado de Asturias.


Y digo que se encontraba, porque tras permanecer abierto durante la friolera de setenta y cinco años y ser regentado por dos generaciones sucesivas: el hijo y segundo propietario, D. Ramón Ovies, a quien podemos ver sujetando barra en la fotografía de la izquierda, encontró razones más que suficientes para cerrar definitivamente el negocio en el año 2007.
-

Lo había abierto su padre en 1932, al volver de su periplo por Cuba con los cuartos suficientes para montar una taberna en la Villa del Adelantado. No fue fácil, no: las ordenanzas municipales de antaño condicionaban el número de locales de este tipo al de habitantes del municipio, por cuanto fue necesario esperar e ir trapicheando hasta lograr, no antes de 1944, la pertinente licencia...

En las décadas siguientes, los acontecimientos llevaron a Avilés a crecer muy deprisa, aunque el Llagarón permaneció tal cual, sin modificar nada, ni siquiera sus telas de araña, que se acumularon en los estantes y las botellas durante más de 50 años... Por no cambiar, no cambió ni el papel del aseo, que seguía siendo el de la hoja parroquial o el periódico... Y no vayan a pensar, porque les garantizo que a pesar de cuanto vean y leen: en pocos sitios me sirvieron con mayor pulcritud...

Y así, el establecimiento se hizo viejo casi de repente, alcanzando a ser el noble representante del chigre tradicional asturiano, una oferta de hostelería y sociabilidad que ya no es de este mundo... 

En algunos ambientes de Avilés se decía: 


"Si quieres información, corta el pelo en El Gorrión,
come en la Eritaña o toma un vino en el Llagarón"...


EXTRAS DEL POST
Ver más fotos del local


No hay comentarios: