sábado, 12 de marzo de 2016

Llueve sobre mojado



De la lectura de Forelatos se deduce, creo que con facilidad, mi pasión por los viajes, una pasión que se apuntala y reafirma en la llamativa escasez de destinos que constituyeron excepción a la hora de sorprenderme o entusiasmarme... 

Y es que acabo viendo belleza por todas partes, en cada rincón, de cada pueblo, suburbio o ciudad, en cada forma de vida, comprobando con cada experiencia que efectivamente: "viajar es el único gasto que enriquece".

Y qué deciros de esas ocasiones en las que el viaje constituye, además de preciosa experiencia en sí misma, un bocado con el que aplacar la exacerbada curiosidad, o la justificación para desplegar todo un abanico de aficiones, como la fotografía o la de escribir un blog compartiendo estas vivencias... ¿?

La imagen de hoy muestra el acceso a lo que comenzó siendo la Iglesia de Santa Engracia y acabó como Panteón Nacional de Portugal, en el que reposan los restos de aquellos lusitanos que fueron particularmente grandes en las distintas parcelas sociales: desde Vasco de Gama a Amalia Rodrígues, pasando por Luis de Camoes...

Construir este edificio barroco, pero sobre todo concluirlo, fue labor que llevó unos 250 años, por lo que para los portugueses sería algo así como nuestra "Obra del Escorial", a la que recurrir cuando se pretende ilustrar tales tardanzas... Y viendo la foto, en la que lavan la puerta cuando llueve, se entiende que así fuera...



No hay comentarios: