sábado, 31 de octubre de 2015

Topicazos con el género



En uno de mis más recientes desplazamientos a Friburgo (Alemania), no pudo pasar desapercibido para el objetivo de mi curiosidad lo que ví en este Parking Público, por lo que dedico un post a la foto, procediendo al pie a ampliar uno de sus detalles...


Se trata de la zona del Aparcamiento en la que se ubicarían las plazas de dimensiones más estrechas y cortas, motivo por el que se decidió que habrían de resultar ideales para los vehículos más pequeños, y parece probable que en Alemania sean las mujeres quienes conducen estos utilitarios...

No sé si esto es así ahora en España, un país conceptualmente peor situado en lo que a igualdades por géneros se refiere, lo que sí tengo seguro es que aquí no constituye regla, norma o tópico, que es lo que parece ocurrir en el lugar de la fotografía...


domingo, 25 de octubre de 2015

Pisa morena...



El conjunto monumental de la Piazza dei Miracoli de Pisa es una de las manifestaciones artísticas más conocidas en el mundo. De los tres edificios que configuran las catedrales románicas italianas: Duomo, BaptisterioCampanario (oir sonido), la popularidad que alcanza a tener Pisa se debe, con toda seguridad, a la considerable inclinación de este último.

La Torre de Pisa comenzó a ladearse casi coincidiendo con el inicio de su construcción, en agosto de 1173, debido a la escasa estabilidad del terreno pantanoso sobre el que se edificó y asienta la ciudad. Por este motivo y por parte de todos, autoridades y expertos, fueron muchos los esfuerzos invertidos a lo largo de los siglos, en conseguir la estabilización y evitar consiguientemente su derrumbe.

A todo visitante a Pisa le habrá de impactar el número de personas que, posando para la foto en extrañas posturas, intentan inmortalizar su contribución a la causa, la resolución de éste problema...


Enderezar la Torre de Pisa pareció siempre una obsesión inherente al género humano, como si de un TOC de especie se tratase... Lo deducimos del número de personas que se fotografiaron en tal actitud, pero también de la iconografía, de los miles de artículos que pueden adquirirse en las numerosas tiendas de souvenirs de la zona...

Por eso ahora, lo diferente quizá radique en inmortalizarse en un intento de derribarla o, en casos aún más originales: incluso de abrazarla. (Ver fotos)


domingo, 18 de octubre de 2015

El pueblito de Pinocho



Viajando por la Toscana, aunque no estuviera previsto y quizá un poco por eso, me resultó inevitable el desvío al pasar junto a la localidad de Collodi, el pueblo que vió nacer a la abuela de Pinocho, uno de los personajes más conocidos de la literatura infantil.

Sí, sí, digo bien: Carlo Lorenzini, porque así se llamaba nuestro escritor, había nacido en Florencia, pero quiso adoptar por apellido, a modo de pseudónimo, el nombre del pueblecito en el que había nacido su madre.

Carlo Collodi imaginó Las aventuras de Pinocho entre los años 1882 y 1883, publicándolas en el periódico "Giornale per i Bambini" bajo el título "Storia di un burattino" (Historia de un títere).


Como una paradoja de cuanto ocurre en la novela, la marioneta cobraría vida propia al alcanzar una popularidad de la que su autor nunca supo, ni alcanzó a imaginar en vida... Hoy es una de las obras más traducidas, vendidas, leídas y adaptadas en el mundo, motivo por el que el lugar de Collodi rebosa de inspirados motivos que lo festejan y recuerdan; y si no... juzguen, juzguen Uds. mismos... 

Google me obsequió con una película automática de cuanto viví esos días... Y también con esta historia.


viernes, 16 de octubre de 2015

El sacrificio del pelícano



La curiosidad es una de las cualidades o defectos más destacables, vaya Ud. a saber de qué hablamos exactamente, de cuantas perfilan las aristas de mi carácter... Todo me resulta potencialmente inquietante y gira en torno a ella, quiero saberlo, conocerlo todo y llegar hasta las raíces de cuanto sea capaz de despertar a esa bestia insaciable... Ya de niño debí de ser insoportable, de los que siempre apostillan cualquier comentario con un "Y por qué?"

Hace poco, a lo largo de una memorable jornada de visita a Talavera de la Reina (Toledo) y en el contexto de una agradable reunión familiar: la que vemos en la foto consiguió captar mi atención, destacando de entre las muchas piezas que esta preciosa Ciudad de la Cerámica alberga...

Una leyenda medieval hizo popular la creencia de que el pelícano hembra era capaz, en momentos de marcada carencia de alimentos, de picotearse el pecho hasta abrir su corazón y poder así nutrir a sus crías con la fuente de su sangre. 



Esta leyenda llevó la analogía a su equiparación con el sufrimiento de Cristo, hasta tal punto que el pelícano se convirtió en un importante símbolo Eucarístico, aunque también se le reviste de esta carga simbólica en otros ámbitos, como el de la Masonería, donde es emblema de caridad, de muerte y de perpetuo renacer de la naturaleza.

De la mano de ambas fuentes, el cristiano y el masón, el tema consiguió abundantísima iconografía, tal y como puede verse en cualquier búsqueda... No obstante, resulta mucho más bella y prefiero quedarme con su clarísima vinculación a la abnegada entrega de la maternidad...


Pulsar en Google



miércoles, 14 de octubre de 2015

Bajo el sol de la Toscana


Bajo el sol de la Toscana (Foto del autor)


"Los mortales sólo somos arena y sombras, Máximo"
(Gladiator, la película)


sábado, 3 de octubre de 2015

Al riquísimo helado!



Nos encontramos en San Gimignano, el pueblo que también se conoce, un tanto coloquialmente y por la elevada altura de sus muy numerosas torres, como la "Manhattan medieval". San Gimignano es, con toda probabilidad, el máximo exponente y principal representante de la belleza que alcanza a ofrecernos el medio rural Toscano, así como uno de los 10 pueblos más bonitos de Europa.


Pero hoy no os hablaré de los encantos de sus rincones, bastará con recordaros lo que ya imagináis, que son muchos, porque esta vez me centraré en comentaros acerca de una atracción meramente gastronómica: la de la tan popular como consolidada fama de sus helados (gelatis).


Y es que en la plaza Cisterna de esta localidad se encuentran las que cada año compiten por alcanzar el reconocimiento a la mejor heladería del mundo: las Gelaterías Dondoli y Del Olmo parecen estar abonadas a alternarse en la ostentación de tal privilegio. 


Así que ya lo sabéis, si algún día recibís la llamada del tranquilo sol de La Toscana, no olvidéis este pequeño y sabroso detalle.