lunes, 31 de octubre de 2011

Un don Juan para las feas

.
Plaza de Tirso de Molina, Madrid

En estos días en los que el mes de octubre va cediendo paso a noviembre, de festividades en las que honramos a nuestros difuntos, la estética de Halloween va desplazando nuestras viejas tradiciones, de entre las que quiero recordar una cita anual con la representación  de la obra Don Juan Tenorio.

Aunque siguen existiendo dudas a este respecto, podemos atribuir la paternidad del personaje de Don Juan a Tirso de Molina (El burlador de Sevilla y El convidado de piedra), inspirado probablemente en cualquiera de los múltiples antecedentes literarios de la figura arquetípica del golfo, fanfarrón y seductor insatisfecho. 

Después de Tirso fueron legión los artistas en general, y escritores en particular que recurrieron a tan sugerente mito, por cuanto me detendré en destacar sólo a algunos de ellos: Molière, Zorrilla, Mozart, Dumas, Byron, Espronceda, Valle Inclán, Baudelaire, Apollinaire, Strauss, Azorín, Jardiel Poncela, Unamuno, Bergman, Saramago...


En todos los casos el protagonista debe fama y reconocimiento a su extraordinaria capacidad de conquista, un don por el que los hombres de estas sociedades tradicionalmente machistas, siempre sentimos cierta admiración, cuando no envidia.
 
No obstante, de entre todas las particularizaciones conocidas en la forma de ver o interpretar a este personaje, me quedo con la del cantautor francés Georges Brassens, quien en su contestataria rebeldía opinaba que los laureles del mérito no deberían ser para quién seduce a mujeres atractivas ó difíciles, sino para el que coquetea con aquella que, por su fealdad o escaso interés, pasa desapercibida a los ojos de todos los demás. Pero mejor lean, lean la traducción del texto de la canción..:
Ver texto
Ver vídeo




domingo, 30 de octubre de 2011

Mar adentro




En mi criterio, Mar adentro, de Alejandro Amenavar, es una de las mejores películas de la historia del cine español. Reparto, guión, interpretación, ambientación, banda sonora... todos los matices alcanzan a rozar la perfección en esta obra que, en la pretensión de ser un repaso biográfico de la vida de Ramón Sampedro, acaba constituyendo, no podía ser menos, todo un alegato a favor de la eutanasia activa ó del suicidio asistido.

He rescatado la que considero escena más carismática de éste impresionante largometraje; la que mejor ilustra la pugna que parece constituir el eje central, tanto de la trama como de la vida de Sampedro: aquella en la que el Padre Francisco, un jesuita también tetrapléjico, pretende hacer reconsiderar -al protagonista- su reiterado deseo de morir dignamente.

Volvemos a ver aquí a esa Iglesia retrógrada, llena de contrasentidos, la que a lo largo de los siglos siempre quiso dirigir no sólo nuestras vidas, también disponer de nuestra muerte...

Al margen de cualquier consideración metafísica y/o religiosa, la única propiedad de un ser humano, la sola cosa que llega a pertenecerle realmente, a lo corto o largo de toda su vida, es la identidad de su propia existencia. Cuando menos, en la pretensión de rebatir prematuramente los matices que pudieran esgrimir opiniones adversas: es algo cuya legitima posesión no debería poder reclamar nadie más.

El apellido Sampedro, como todos aquellos a los que se les antepone el apócope santificador, pone de manifiesto que alguno de los antepasados de Ramón fue criado en la inclusa de un orfelinato: un inicio de vida diferente, en contraposición con lo que decidió Ramón Sampedro para la suya: un final distinto... 

En cualquier caso, lo que realmente fue llevado a la pantalla no fue el suicidio, sino la serenidad que nace del planteamiento reflexivo del protagonista y la posición de las autoridades respecto de la demanda. Un suicidio en sí mismo no constituye noticia: en España, sin ser un país en el que sean particularmente frecuentes, vienen consumándose cerca de 10 al día.

¡Descansa en paz, Ramón!



sábado, 29 de octubre de 2011

¡EPA!

Ayer se publicaron los datos de la EPA (Encuesta de Población Activa) correspondientes al tercer trimestre del año en curso: estamos a 21.700 trabajadores de alcanzar la cifra de los 5 millones de parados (ó dicho de otro modo: ya son 4.978.300 los desempleados que buscan ocupación).

Estos datos, aún maquillados, bien pueden ilustrar el malestar en el que nos han sumido los políticos que, sea desde el poder, ó en el lado de la oposición, han gestionado la irresponsabilidad del desgobierno de este país.

Pero hay mucho más: desde la llegada del euro, la cesta de la compra se ha incrementado en un 60%, un porcentaje que dobla a la subida del índice de precios al consumo (IPC) en el mismo periodo de tiempo, de un 30%, según datos extraídos del I.N.E. (Instituto Nacional de Estadística).

Si se analiza la evolución del precio de los productos básicos, se puede ver su enorme incremento en los 10 últimos años. Los huevos, por ejemplo, han subido un 114%, mientras que el pan lo hizo en un 61%. 


Por otra parte, no dejo de pensar en la cantidad de ocasiones que las autoridades tienen para castigar nuestros errores o censurar nuestros más insignificantes descuidos... Citando alguna: por algo tan nimio, de tan escasa trascendencia para los demás, como el olvidar colocarnos el cinturón de seguridad, no distraerían su ilegítimo derecho a meter la mano en nuestros ahorros... Pero... ¿Y ellos?... ¿Ninguno de ellos responderá por el despropósito de sus gestiones?... ¿Alguno habrá, al menos, con el valor de pedirnos perdón?

Mientras, apelando a la seriedad en estos dramáticos momentos de crisis, sugiero el cambio de la expresión EPA, y porque pudiera confundirse con la jubilosa interjección homónima, por otra que habría de resultar un poco menos festiva... En línea con el anterior intento de dar a las cosas el nombre más adecuado y oportuno,  coincidiré en afirmar -con La Vanguardia- que en ésta ocasión el paro está resultando "imparable"...



miércoles, 26 de octubre de 2011

6.999.999.999 bienvenidas

.


La última vez también fue en octubre: coincidiendo con el día de la Hispanidad del año 1.999, el Secretario General de Naciones Unidas, Kofi Annan, daba la bienvenida al planeta y en nombre de todos, a un bebé que nacía en la maltrecha ciudad de Sarajevo: con él la Tierra alcanzaba los 6.000 millones de pobladores.

Han pasado 12 años desde entonces y seguimos creciendo, por lo que según estimaciones del Fondo de Población de la ONU, en algún lugar de éste punto azul pálido, el próximo día 31 nacerá el habitante número 7.ooo millones.

Podría decirse que nunca fuimos tan jóvenes ni tan viejos: jóvenes porque cerca del 45% de los terrícolas tiene actualmente menos de 24 años; tampoco nunca antes hubo más de 900 millones de sexagenarios.

Aún estamos muy lejos de amenazar problemas de espacio: bien apretados cabríamos dentro de los límites territoriales de la ciudad de Los Ángeles. Es cierto, sin embargo, que la sombra de otros problemas amenaza nuestra pujante demografía: aún no hemos aprobado en Gestión de Recursos y, a pesar de que las Religiones mayoritarias proclaman las bienaventuranzas de la humildad y la pobreza, no hemos conseguido apearnos del Muy Deficiente en lo que a Justicia Social y Reparto de las Riquezas se refiere. 

Y tendríamos que actuar deprisa, con la población crecen los problemas, que nos pasarán factura: cada segundo nacen 3 personas, y suman ochenta millones de nacimientos en un año, por lo que en trece alcanzaremos a ser 8.000 millones...



domingo, 23 de octubre de 2011

El forofo

.

El futbol en particular, pero el deporte en general, son capaces de levantar profundas y arraigadas pasiones, generando la figura del incondicional seguidor de unos colores que, según el país se ha dado en llamar: forofo (España), supporter (Francia), tifossi (Italia) o hooligan (Reino Unido).

Por fortuna, las más de las veces serán personas capaces de dar rienda suelta a su pasión, poco más allá del breve espacio de tiempo que habrá de durar el partido dominical pudiendo, el resto de la semana, volver a una absoluta normalidad.


Otros habrá, no obstante, que no sabrán cultivar ninguna afición, de dedicar ni un sólo segundo de su tiempo libre, a pensar en nada o desarrollar nada que no esté directa o indirectamente relacionado con el deporte y/o los colores de su... no ya pasión, sino obsesión.

Pero del mismo modo que viene ocurriendo en todas las demás religiones, esta que nos ocupa no será excepción por cuanto no se verá libre de un pequeño, aunque representativo número de integristas, de excéntricos talibanes adscritos al culto de un equipo o deporte, cuya vida transcurrirá en la clausura de tal condicionante.


El propietario del Renault 12, que vemos en la foto, es amigo de "Manolo el del Bombo". Parece interesarse muy particularmente por "la roja" futbolística, aunque también le haría guiños a todos los deportes en los que nuestro país alcanzó cierto protagonismo. 

Basándonos en que comparten un gusto muy similar y que se deja ver en el estilo con el que tunean sus coches, podríamos afirmar que es posible que conozca al novio de "La Pimiento".

.

sábado, 22 de octubre de 2011

A los grandes hombres...

.

El Panteón es uno de los edificios más conocidos de París, en el corazón del barrio Latino. Su construcción se inició en 1.764 con la previsión de que fuese una preciosa iglesia neoclásica, entregada al culto de Santa Genoveva, la patrona de la ciudad. 

El destino quiso que las obras, por falta de fondos, se demorasen mucho más allá de lo que estaba previsto y hasta 26 años, terminándose en plena Revolución Francesa

La Asamblea Nacional (1.791) resolvió entonces que el edificio, que aún no había sido consagrado como iglesia, fuese templo que albergase los restos de los hombres ilustres de la patria. Con tal fin se iniciaron obras de remodelación, destacando en el frontispicio la frase: "Aux grands hommes, la patrie reconnaissante"... (A los grandes hombres, la Patria agradecida).

Tras diversos titubeos y replanteamientos en lo que habría de ser el uso definitivo de esta construcción, que vinieron de la mano de otros tantos cambios de régimen en una etapa ciertamente convulsa de la historia del país vecino, fue la tercera República, tras la muerte del gran poeta Víctor Hugo (1.885), quien le dió el espaldarazo definitivo como lugar de uso laico, reservado para el descanso eterno de los ilustres, honrados por la República.



Se da la circunstancia anecdótica de que los restos de Mirabeau, con cuyo concurrido entierro se inauguró el Panteón -en 1.791- y que probablemente motivaron aquella decisión original de la Asamblea respecto del uso civil del lugar, fueron retirados tres años más tarde (1.794), entre descalificaciones e insultos, tras descubrirse, con la aparición de algunas de sus cartas, el doble juego de la connivencia que Mirabeau había mantenido con la Corte de Versalles.

Actualmente en el Panteón reposan los restos de 71"Grandes" de Francia, de entre los que cabe destacar a: Voltaire, Rousseau, Marat, Víctor Hugo, Emile Zola, Jean Jaurés, Marie Curie, Louis Braille, Jean Monnet...

En 2.002, el entonces Presidente Jacques Chirac quiso reparar lo que parecía un evidente descuido, llevando los restos de Alejandro Dumas, padre de los "Tres Mosqueteros".  Aquél día, el féretro se veía cubierto por un manto de terciopelo azul, en el que podía leerse el lema de los espadachines: "Un pour tous, tous pour un"... (Uno para todos, todos para uno!).

La pregunta que dejo para la reflexión de un epílogo sería: ¿Por qué no conseguimos tener, en España, un edificio con tal simbolismo, importancia y finalidad*?...


*El Panteón de Hombres Ilustres, en Madrid, apenas es conocido por el gran público.


martes, 18 de octubre de 2011

Indignados y Okupas

.

El pasado sábado, al anochecer, desbordados por los efluvios del éxito que las manifestaciones del 15-O habían tenido a lo largo de la tarde y en medio mundo, un grupo de jóvenes indignados okupaba las instalaciones del edificio abandonado que antaño fue el Hotel Madrid, en la calle Carretas de esta ciudad.

La inocencia de su sentimiento se aloja en la noble convicción de que todos los hombres tenemos derecho a una vivienda digna, incluso en momentos en los que una crisis como la que nos desocupa, asfixia economías y multiplica los desahucios.

No hay que esforzarse demasiado para imaginar que, en estos momentos, es posible que el indignado sea el propietario del edificio... Pero dejemos que la objetividad de la Historia sea el motor de nuestra reflexión...

París, 26 de agosto de 1.789: la Declaración de los Derechos Humanos abolió buena parte de los privilegios feudales y colocó al absolutismo en la sección de antigüedades. 

Es cierto que fue elaborada por revolucionarios franceses, aunque inspirada en los trabajos previos del filósofo inglés John Locke (1632-1704) y en la posterior Lista de Derechos (Bill of the Rights) de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América (1.778).

A punto estuvo, el documento original francés al que nos estamos refiriendo, de contar únicamente con 16 artículos... Lo cierto es que pocos minutos antes de su definitiva proclamación, y para alivio de muchos de los presentes, se añadió el Artículo 17: "La propiedad es un derecho inviolable y sagrado, del que nadie puede ser privado"... 

La actual Declaración Universal de los Derechos Humanos cuenta con 30 artículos...
El Artículo 17 sigue proclamando que:
1.- Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente.
2.- Nadie será privado arbitrariamente de su propiedad.



domingo, 16 de octubre de 2011

Por un cambio global

.
Ayer, 15 de octubre, cuando se cumplían cinco meses desde la aparición del Movimiento que se dió en llamar 15-M, el desencanto y la indignación volvían a erigirse en convocantes de nuevas concentraciones y manifestaciones. 

Al igual que nuestra economía y a pesar de su escaso recorrido, el 15-M mostró evidencias de haber alcanzado una cierta universalización consiguiendo implicar, bajo el lema "Unidos por un Cambio Global" a más de 1.000 ciudades, 60 de ellas españolas, de más de 80 países del mundo.



Los motivos de este generalizado descontento siguen alojandose en los desequilibrios que surgen desde el descontrol de un Capitalismo cada día más salvaje, que dejó de tener su necesario contrapeso con la caída del muro de Berlín y la práctica desaparición del Comunismo; en los desmanes de la Banca, la especulativa carencia de escrúpulos del Sector Financiero; Y la escasa ética y aún menor moral de una buena parte de cuántos decidieron dedicarse profesionalmente a la política.


En pleno siglo XXI, tras generaciones implicadas en encarnizadas y sangrientas luchas de clases y cuando se suponía alcanzado y consolidado un buen número de nuestras reivindicaciones sociales: el voraz apetito de los poderosos nos impone "pasos atrás" exigiéndonos más trabajo, peor retribuido y con una menor estabilidad; se pretende tambien que paguemos más y por todo, tras el recorte de cuantas prestaciones configuraban la serenidad de nuestro incipiente Estado del Bienestar.


Consciente de que en estos días y con tales medidas se está astillando el futuro de nuestros hijos, suelo ser asiduo a tales convocatorias... Son tardes que también aprovecho para dar rienda suelta a mi afición por la fotografía, pretendiendo captar esas preciosas imágenes que configuran y surgen de la estética de la reivindicación solidaria y que siempre acaban atrapando otros...


Poco antes de la llegada y mientras esperaba a las diferentes manifestaciones que ayer se habían dado cita en la Puerta del Sol de Madrid, pude ver a este grupo étnico de danzantes interpretando una coreografía en la que llevaban unas enormes tijeras en la mano y con la que, imagino que sin pretenderlo, bien podrían ilustrar la esencia de las protestas.
 

Mientras, las cifras ponen de manifiesto que la injusticia social sigue creciendo. Se publicaron hoy, coincidiendo con el "Día Mundial de la Alimentación": este año, y debido al especulativo aumento de los precios de las materias primas, el planeta tendrá 70 millones más de pobres de solemnidad, 70 millones más que el pasado año. Y serán 30, al finalizar el año, los millones de seres humanos que habrán muerto de hambre.


Una de cada 7 personas no tiene qué llevarse a la boca diariamente, ni con qué alimentar a sus hijos...: toda una obscenidad, tal y como dicen los famosos que prestaron sus imágenes para la campaña del día... Lástima que sólo se detuvieron e implicasen en hacer eso...

Tras 30 años recordándolo, después de 30 Días Mundiales -y anuales- de la Alimentación, aún no se consiguió nada, no hay logros que atribuirse ni por los que felicitarse: el hambre vuela, con la injusticia por combustible llenando sus depósitos, sigue campando a sus anchas y cobrándose un número cada vez mayor de víctimas...



miércoles, 12 de octubre de 2011

Adios cigüeña, adiós...




De todos es conocido el hecho de que las cigueñas siempre fueron aves migratorias: cada año, con la llegada del verano, emprendían larguísimo viaje hacia la generosa naturaleza del continente negro. 

El permanente avance de los conocimientos etológicos y ornitológicos nos permitió desarmar la mayoría de los míticos esquemas que sostenían a la, hasta cierto punto, legendaria imagen de éstas zancudas: comenzaremos afirmando que no es cierto que sean animales particularmente leales; a lo largo de sus vidas cambiarán de pareja cuantas veces les resulte apetecible o necesario, sin observar mayor fidelidad que la que cabe esperar de cualquier otra especie animal.

Su vinculación con la natalidad y su ubicado origen en la ciudad del Sena son también aspectos puramente fantásticos, mitológicos, sin base alguna de realidad.

Tampoco puede afirmarse que sus largos desplazamientos estén relacionados con cuestiones climaticas: no es cierto que sea el frío el que justifique sus mudanzas, lo que las motiva es la cantidad de alimentos condicionada por la sucesiva llegada de la primavera, a los diferentes lugares que frecuentan. Así, cada año y hasta hace pocos años, solían marcharse en el mes de julio para regresar en febrero, por San Blas y a tenor del dicho.

No obstante, a lo ancho de la última década consiguieron volver a romper nuestros esquemas al desvincularse, por causas que nunca llegaremos a conocer con exactitud, de su tradición migratoria: dejaron de marcharse y pudimos seguir viéndolas, coronando la altura de nuestros campanarios, a lo largo de los últimos inviernos...

...Hasta el otro día en que las ví reagrupándose, tal y como solían hacer antaño, poco antes de iniciar su viaje. Me quedé embelesado con el vuelo circular de su comportamiento ritual, intentando comprender los condicionantes de sus actos, hasta entender la posibilidad de que las dificultades que nos deparará el próximo invierno podrían haber alertado todos sus instintos...

La crisis, el paro, los recortes, la agonía del estado del bienestar, el apetito voraz de los pudientes, la avaricia y la falta de escrúpulos embadurnando a las finanzas, la prostitución de los sindicatos, la hipócrita ineficacia de los políticos, sus mentiras electorales, el consiguiente desencanto del electorado, la indignación del ciudadano y la desesperanza de la aniquilada generación de nuestros más jóvenes... constituyen motivos suficientes para querer desplegar las alas y marcharse lejos de aquí... 

Ojalá que con ellas, con su vuelo y en esta ocasión, se vaya también un poco más de nuestra resignada inocencia.



domingo, 9 de octubre de 2011

Libros prestados

.


Los libros son algunas de esas cosas que, como los paraguas, parecen no pertenecer nunca ni realmente a nadie, cuando menos no de un modo definitivo. Es como si se tratase de objetos que tuviesen la capacidad de indeterminar el sentido de la propiedad, de abstraer la certeza de una posesión. Como si al adquirirlos lo que realmente hiciesemos fuese suscribir un alquiler con opción de acceso a la consentida resignación, el día en que alguien decida que ya no son nuestros.

Muchos son los que perdí a través del préstamo, por eso y desde que conozco esta curiosa cualidad suya, tan sólo dejo un libro cuando y con quién no encontraría inconvenientes en regalarselo.

Ésta capacidad de distracción propia de los libros no es adquirida, como tampoco reciente, se remonta casi hasta el momento de su origen, en que eran artesanales e incunables. Ya en 1.568 el Papa Pío V, dándo respuesta a las múltiples quejas que sobre el robo de libros recibía de conventos y monasterios, decretó que: 

"... Nos, sobre esto, en la medida que interesa a nuestro oficio, deseoso de poner remedio oportuno, voluntariamente y nuestro conocimiento decidido, ordenamos por el tenor de la presente, a todas y cada una de las personas eclesiásticas seculares y regulares de cualquier estado, grado, orden o condición que sean, aun cuando brillen con la dignidad episcopal, no sustraer por hurto o de cualquier modo que presuman de las mencionadas bibliotecas o de algunas de ellas, algún libro o cuaderno, pues nos queremos sujetar a cualquiera de los sustrayentes a la sentencia de excomunión, y determinamos que en el acto, nadie, fuera del romano pontífice, pueda recibir la absolución, sino solamente en la hora de la muerte.”

Las bibliotecas solían exhibir copias más o menos elaboradas del contenido de ésta carta, en lugar destacado para que leyendolas, los amigos de lo ajeno reconsiderasen la idea de la sustracción, sometiéndola a nueva y reconducida reflexión... 

Particularmente famosa se hizo la Cédula de Excomunión que se exponía en la antigua biblioteca de la Universidad de Salamanca, y que se conoce popularmente como "La Salmantina": Hay excomunión reservada a su Santidad contra cualesquiera personas que quitaren, distrajeren, o de otro cualquier modo enajenaren algún libro, pergamino o papel de esta biblioteca, sin que puedan ser absueltos hasta que esta esté perfectamente reintegrada”

Puestos a destacar otra cédula explícita y amenazante, en el estilo más característico y tradicional de la Iglesia, no debemos pasar por alto la del Monasterio de San Pedro, en Barcelona: “Para aquel que robara, cogiera prestado o no retornara un libro a su legítimo propietario, que se transforme en una serpiente en su mano y se la desgarre. Que quede paralizado o todos sus miembros malditos. Que sufra el dolor pidiendo en voz alta clemencia, y que no se le permita recuperarse de su agonía hasta que se descomponga. Permítase a los gusanos de los libros que roan sus entrañas… y cuando vaya a alcanzar su castigo final, permítase que se consuma eternamente en las llamas del infierno”.



miércoles, 5 de octubre de 2011

Llama de Libertad





La Llama de la Libertad se encuentra en el Distrito 8º de París, coronando la entrada oeste del famoso túnel soterrado a la altura del Puente del Alma...

Se trata de una reproducción exacta, por tanto a tamaño real, de aquella otra que nace de la antorcha que porta la neoyorquina Estatua de la Libertad.

La llama fue un obsequio que en 1,989 el pueblo norteamericano regaló al francés, quién en su día le había donado la estatua que dibuja el tan personal perfil de la ciudad de los rascacielos. 

Poco después de su instalación, a orillas del Sena, la Llama de la Libertad pasó a ser un monumento más, poco menos que olvidado, en una ciudad en la que no escasean conmemoraciones históricas, como tampoco manifestaciones artísticas.

Hasta que en 1,997, el accidente y fallecimiento de la Princesa Diana Spencer, quién huía de los medios de comunicación en el túnel que se encuentra debajo, le dió a la Llama el simbolismo del recuerdo de aquella cuya muerte ha sido la más sentida, en la memoria de los británicos.

Desde entonces y a pesar de la existencia -en un parque del barrio parisino de Le Marais- de un monumento que recuerda específicamente a la reconocida Lady Di, a los pies de esta antorcha pueden verse restos florales, poesías, velas y fotografías de quién llegó a ser la incuestionable "Princesa de todo un Pueblo".