martes, 7 de diciembre de 2010

España-Espagne-Espanha




Como sabéis el uso de la letra eñe se circunscribe al ámbito del castellano. De un tiempo a esta parte existen corrientes globalizadoras que pretenden suprimirla, en pro de facilitar las comunicaciones y el flujo de determinados productos tecnológicos (ordenadores, móviles, etc...).

Como también sabréis, por citar algunos ejemplos y en un intento de ilustrar el problema:  
1.- no resulta posible tener una dirección de correo electrónico con la letra eñe
2.- tampoco ninguna dirección de página web puede contenerla
3.- los teclados, el software, los móviles... deben ser fabricados específicamente para los países de nuestro entorno lingúistico.

Antes de dejarme llevar por lo que sería un lógico primer impulso de protección o defensa de "lo nuestro", y ejerciendo mi habitual prevención para con ésta u otras formas de expresión de los nacionalismos, he querido saber del origen de esta curiosa letra. 

Para ello habremos de viajar en el tiempo hasta aquél momento, del que ya hemos hablado alguna vez, en que el idioma oficial de nuestra piel de toro era el latín. Los romanos, aunque pronunciaban este fonema, no tenían tipificada una forma única de representarlo gráficamente:
1.- en ocasiones escribían ni (ej.: Hispania)
2.- otras veces nn (ej.: annus)
3.- otras gn (ej.: cognatus)
4.- algunas incluso ng (ej.: ungula)

La caída del Imperio y posterior consolidación de las lenguas vernáculas, durante la Edad Media, supuso un Babel para el tema que nos ocupa:
1.- En Francia e Italia optaron por la gn (ejs.: Champagne, Lasagna)
2.- En Cataluña por la ny (ej.: Catalunya)
3.- En Portugal se decantaron por añadir una h tras la n (nh), como también hicieran para representar la elle (lh) (ejs.: toalha de banho)
4.- En Castilla prefirieron representarlo con nn (ej.: anno), aunque pronto los escribanos, en su habitual hacer taquigráfico, comenzaron a abreviarlo escribiendo una sola ene con una raya encima, que fue ondulándose por razones estilísticas hasta constituir una letra con entidad propia durante el Renacimiento.


Por los motivos que expuse no es éste un tema que me decante en defender, de una forma clara... 

"Como español, madrileño eventual y extremeño*, cada vez que se empeñan en abolir la eñe frunzo el ceño, aunque no me llevo a engaño: el tema no me levanta migraña, ni por añadidura me daña o me quita el sueño..."

* Cacereño para más señas, aunque creo que pensaría lo mismo de haber nacido en Bollullos del Condado




2 comentarios:

Mercedes dijo...

Como diría una bollullera:
""Coñoooooooooo este niño es la caña y escribe que con mucha maña"" como siempre GENIAL

Anónimo dijo...

Buen comienzo